La falta de una madre:

REFLEXIÓN 3895 Visitas

La falta de una madre es la ausencia más grande a cualquier edad . Y pensar que hay madres que solo dan luz y se van al cielo, la ausencia de estas incansables mujeres siempre dolerá a cualquier edad

Un niño necesita de su madre, de sus cuidados, de sus atenciones y de su amor, desde que va en su vientre genera esa conexión especial que una vez que nace el bebé ya reconoce su voz y su olor. Es como una milagrosa experiencia que al pasar de los años el peor miedo de todo hijo es perder a su mamá.

La mejor experiencia que se puede vivir en el mundo es la conexión especial de una madre con su hijo y viceversa, no hay nada hasta este momento que se compare con esta experiencia, es por eso que pesa mucho cuando una mamá se ausenta.

Las mamás son sabias, ellas son las que muestran el camino correcto en la vida, es por eso que a veces regañan, alzan la voz, son guerreras y se vuelven la más valiente del mundo cuando saben que tienen que defender a sus hijos.

A cualquier edad que una madre falte en la vida del ser humano es dolorosa, ya sea por la ausencia de abandono o porque haya fallecido, no importa la edad, el sentir es ese vacío, es ese reclamo a veces en silencio del por qué ya no está a su lado.

Hay hijos que no valoran la presencia de una madre, solo aquel que la ha perdido sabe de lo valioso que es tener a quien te dio la vida junto a ti, y de pronto ya no tiene nada más que una tumba que visitar cada año para recordar bellos momentos, momentos que no regresarán jamás.

Huellas emocionales, de la ausencia de una madre
Las huellas emocionales suelen darse cuando hay periodos largos de ausencia, por ejemplo hay madres que tienen que dejar a sus hijos para ir a trabajar, y esta aunque es temporal también duele,

tal vez al principio no tanto porque cuando se está pequeño no hay tanta conciencia del tiempo y espacio, pero una vez que creces y te das cuenta de la falta de tu madre, empiezas a sentir ese miedo a perderla.

Por eso existen repetidas frases de amor para motivar a amar a esa mujer que te ha dado la vida o bien has considerado como madre, porque una vez que mueren ya no hay regreso, la ausencia duele a cualquier edad.

Se recomienda que si usted aún tiene mamá, la llame, la visite, la busque y sobre todo conviva con ella, no se ausente usted, que ellas también sufren la ausencia de su hijo.

Compartir

Comentarios