Achicoria: reduce el colesterol, expulsa toxinas, purifica los riñones y da energía

remedios naturales 1894 Visitas

La achicoria es una planta muy común en casi todo el mundo, capaz de alcanzar una altura de 70 cm y, dada su versatilidad, en el pasado se usaba tanto en la cocina como en la medicina tradicional.

Es una planta que florece en verano, y que se cosecha en otoño e invierno. Los beneficios de la achicoria son muchos, gracias a su riqueza de vitaminas y minerales, nos ayuda a prevenir y tratar muchas afecciones de salud.

La achicoria es muy rica en ingredientes activos, entre los que se encuentran los prótidos, glucósidos, lípidos, aminoácidos y sales minerales. Es una planta diurética y purificadora, muy útil para expulsar toxinas y desintoxicar los riñones.

Tiene propiedades muy útiles para tratar diversas afecciones del estómago, pero también es útil para regular el colesterol y los triglicéridos, devolviéndolos a niveles normales.
 

La achicoria se puede consumir como infusión o como sustituto del café, una bebida que fue muy popular hasta hace unas décadas en la sociedad.

 
Beneficios de la achicoria para la salud
Propiedades antioxidantes. La achicoria te mantiene joven y activo por dentro y por fuera.
También fortalece el sistema inmune haciéndote más fuerte contra enfermedades y virus.
 
Tiene efecto saciante. Tomar achicoria después de comer da sensación de estar lleno. Por eso está indicada en las dietas de pérdida de peso.
Y a la vez estimula el apetito. Antes de comer anima al estómago y se usa en tratamientos de anorexia.
Estimula los jugos gástricos, y así reduce los gases.
En el sistema digestivo actúa como limpiador natural, combatiendo la acidez y estimulando la digestión.

Tiene mucha fibra. Está indicada para casos de estreñimiento porque mantiene sano el tracto intestinal.
Cuida de los riñones y su efecto diurético mantiene limpia la orina y activos los órganos.
Suplemento de vitaminas y minerales. Tiene un alto contenido en calcio, hierro, potasio, magnesio y fósforo. Y vitaminas que estimulan la producción de glóbulos rojos.
Reduce el colesterol. Limpia la sangre de grasas que no necesita para que las arterias estén limpias.

Trabaja también en el sistema circulatorio previniendo enfermedades relacionadas con la hipertensión, accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos.
Actúa sobre el hígado para ayudar en el filtrado de la sangre.
Suaviza los dolores causados por la artritis y otras afecciones relacionadas con los huesos.

Compartir

Comentarios