Combatir las hormigas, moscas y cucarachas

Remedios caseros 6068 Visitas

Moscas hormigas y cucarachas pueden campar a sus anchas por la despensa y el resto de la cocina si no vigilamos bien que no se descontrolen sobre todo durante estos meses de verano.

Hormigas

Llegamos a casa y nos encontramos con una fila de hormigas en dirección a algún residuo de alimento radicado en algún lugar escondido de la cocina. Difícilmente encontraremos una hormiga sola porque son insectos sociales que forman colonias complejas.

La mayoría de las hormigas se han adaptado a alimentarse de una importante variedad de fuentes de comida y si bien no es un insecto peligroso sí puede traer consecuencias cuando se reproducen demasiado e invaden la cocina en forma de pequeños y ordenados ejércitos

Suelen dañar los alimentos y entrar en los contenedores. El objetivo final de las hormigas es recolectar comida y llevarla a su nido para alimentarse. Para eliminarlas debemos ir al origen del problema, es decir, descubrir hacia dónde se dirigen, y dar con el nido. Podremos así atacar el problema de raíz. De lo contrario, sólo eliminaremos una parte muy pequeña del problema. Pero si lo que queremos es no tener que verlas en ningún lugar debemos

Mantener unas condiciones de higiene adecuadas y no tener alimentos a la vista.

Eliminar los residuos de comida y líquidos que queden de las comidas tan pronto como sea posible y barrer para que el suelo tampoco tenga residuos.

Además de dulces, las hormigas también se interesan por las bolsas de basura. Es importante no acumular mucha basura y mantener el cubo cerrado.

Mantener los envases de alimentos cerrados herméticamente.

Otro punto que debe tenerse en cuenta es la comida de las mascotas, si hay en casa. Si queda comida en su plato es posible que unas horas más tarde las hormigas se hayan apoderado de ella. Por tanto, pondremos la cantidad justa de comida y llenaremos el plato cada vez que el perro o el gato tenga que comer. Si sobra comida, la guardaremos en un lugar seguro para la próxima vez. Debe tenerse en cuenta que se trata de uno de los lugares favoritos de las hormigas.

La eliminación de las hormigas con el uso de repelentes químicos debe hacerse con precaución porque, entre otros riesgos, pueden causar reacciones alérgicas. Una alternativa a los químicos son los repelentes naturales como plantas aromáticas como menta, orégano, lavanda, laurel o albahaca. Las hormigas no suelen suportar el olor que desprenden.

Tampoco soportan el limón porque el ácido que contiene las desorienta mucho. Puede usarse el zumo del limón o dejar la piel cerca de donde se encuentran las hormigas. Tampoco les gusta el café o el vinagre, ambos con un fuerte olor que les resulta desagradable.

Compartir

Comentarios