Cáscara de mandarina con clavos

Remedios caseros 2531 Visitas

El mundo de las infusiones y tés ofrece una amplia gama de opciones, pero hay combinaciones que destacan por sus beneficios únicos y su delicioso sabor. Uno de estos elixires es el té de cáscara de mandarina con clavos de olor, una mezcla que no solo deleita nuestro paladar sino que también aporta una serie de beneficios para la salud.

En este artículo, hoy exploraremos a fondo esta maravillosa infusión y sus 20 beneficios para tu bienestar. El té de cáscara de mandarina con clavos de olor es una combinación que ha sido apreciada a lo largo de la historia por su sabor exquisito y sus propiedades medicinales. La cáscara de mandarina aporta una dulzura cítrica, mientras que los clavos de olor añaden un toque especiado y aromático.

Preparación de la Infusión
La preparación de esta infusión es sencilla. Se requiere cáscara de mandarina seca y clavos de olor. A medida que estos ingredientes se mezclan y se infusionan en agua caliente, liberan sus compuestos beneficiosos, creando una bebida que puede disfrutarse en cualquier momento del día.

Preparar té de cáscara de mandarina con clavos de olor es un proceso sencillo que te permite disfrutar de una deliciosa y beneficiosa infusión. Aquí te dejo una receta básica que puedes seguir:

Ingredientes:
Cáscaras secas de mandarina (puedes secarlas al sol o comprarlas ya secas)
Clavos de olor (enteros o molidos)
agua
Endulzante opcional (miel, azúcar, stevia, etc.)


Instrucciones:
Preparación de las Cáscaras de Mandarina:
Asegúrese de que las cáscaras de mandarina estén completamente secas. Puedes hacer esto dejándolas secar al sol o en un deshidratador de alimentos. Asegúrese de que no haya humedad para evitar la proliferación de moho.


Mezcla de Ingredientes:
En una tetera o una olla, agregue las cáscaras secas de mandarina y los clavos de olor. La proporción puede variar según tus preferencias, pero como referencia, podrías comenzar con una cucharada de cáscaras y unos pocos clavos de olor por cada taza de agua.
Calentamiento del Agua:
Hierve el agua. La cantidad de agua dependerá de cuánto té quieras preparar. Una regla general es usar una taza (aproximadamente 240 ml) de agua por cada porción de té.


Infusión:
Vierte el agua caliente sobre las cáscaras de mandarina y los clavos de olor en la tetera u olla. Deja que la mezcla repose durante 5 a 10 minutos. Este tiempo permitirá que los ingredientes liberen sus sabores y compuestos beneficiosos en el agua.


Colado:
Cuela la infusión para eliminar las cáscaras de mandarina y los clavos de olor, dejando solo el líquido. Puedes hacerlo usando un colador o una bolsa para té.
Endulzado (opcional):
Si lo deseas, puedes endulzar el té con miel, azúcar o cualquier edulcorante de tu elección. Ajusta la cantidad según tu preferencia de dulzura.


Servir:
Vierte el té en tazas y disfruta. Puedes adornar con una rodaja fina de mandarina fresca si lo deseas.


Variaciones:

Si quieres experimentar, puedes agregar otros ingredientes como jengibre fresco, canela o incluso hojas de menta para darle un toque diferente al té.

Compartir

Comentarios